El IFE mutaría a una Renta Básica Universal de $17.000

Los beneficiarios se reducirían de 9 a 4 millones de personas. Está pensado para trabajadores informales y monotributistas A y B.

El gobierno evalúa incrementar el monto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) en un 70 por ciento para la cuarta fase, a unos $17.000, pero bajo la modalidad de Renta Básica Universal (RU).

Asimismo se reduciría considerablemente la cantidad de personas que podría tener acceso al mismo. Actualmente acceden al IFE alrededor de 8,8 millones de personas, cifra que se reduciría en el nuevo esquema a 3 o 4 millones.

El impacto económico para la provincia de Santiago del Estero es sumamente relevante puesto que el IFE abarca a unas 254.000 personas, lo que representa unos 2.500 millones de pesos por cada pago. Trasladando las proporciones la provincia podría retener casi el mismo volumen de dinero global de ingreso, aunque se reduzcan la cantidad de beneficiarios, estos cobrarían 70% más.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, se refirió a la “renta básica universal” y la ubicó en un plan mayor, dentro de un conjunto de herramientas: “En lo que llamamos la reconstrucción, nosotros la vemos con tres patas: la renta básica universal, que garantiza un ingreso; el Plan Potenciar Trabajo, que genera facilidades para insertarse laboralmente y la urbanización de 4.000 barrios populares”, explicó.

Arroyo, explicó días atrás que esta Renta Universal será “la reconversión del IFE y otros planes sociales”, y que estará dirigido, en una primera etapa, a personas desempleadas. En cuanto al monto, la Renta equivaldría a un salario mínimo vital y móvil. Es decir, unos $16.875.

La reducción de nueve a cuatro millones de beneficiarios responde al segmento a quien el Estado asistiría. En especial, está pensado para los trabajadores informales y para las categorías A y B del Monotributo.

La instrumentación de esta renta básica individual sería instrumentada a través de un banco social, entidad para la que el Gobierno enviaría un proyecto de ley al Congreso en las próximas semanas. De esta manera, la Anses administraría de manera independiente los fondos para las asistencias en una etapa pospandemia.

 

Comentarios