Crece la cantidad de localidades con incidencia de Covid-19 en la provincia

La situación sanitaria de la provincia viene preocupando cada vez más a las autoridades, “ante el crecimiento exponencial de casos” ya que actualmente de las 37 localidades, 35 poseen casos activos de coronavirus y la capital provincial es la más comprometida con 3384 casos.

Las alarmas están encendidas y el foco puesto en aplicar medidas que tiendan a mitigar los efectos que está provocando la pandemia, no solo en la comunidad formoseña, pasa en todo el mundo.

Tanto las autoridades gubernamentales, en especial las sanitarias y ese universo de trabajadores que a destajo “combaten” al virus (personal de salud, seguridad y aquellos que nunca se detuvieron, garantizando los distintos servicios básicos que se prestan desde el gobierno municipal), alertan sobre un posible colapso del sistema sanitario, que sería un hecho si no disminuye la curva de contagios y ponen el acento en que “entre todos debemos cuidarnos”.

Si bien la campaña de vacunación en la provincia viene avanzando con buenos resultados, priorizando a la población más vulnerable con criterios igualitarios en los distintos puntos de la provincia, “se avizora difícilmente un panorama alentador para las semanas venideras”, aseguran los especialistas.

Volviendo a los casos, la última semana Formosa cerró la peor “semana epidemiológica” desde el inicio de la pandemia con 2.449 casos confirmados en tan solo 7 días, y a su vez el promedio de edad de las personas contagiadas y fallecidas por la enfermedad es cada vez más bajo.

Si este ritmo se mantiene, el gobierno viene reiterando que “el sistema sanitario puede colapsar”.

Por estos datos “alarmantes” el pasado sábado 1 de mayo, el Consejo Covid-19, resolvió volver por cuarta vez a fase 1 de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio hasta el 15 de mayo inclusive a las localidades de Formosa y Clorinda; estas poseen la mayor cantidad de casos activos.

En este sentido se dispuso entre otras que la circulación se restringa desde las 20 a las 6 horas de cada día, con el propósito de frenar la circulación de personas en la vía pública, aplicando “fuertes controles tanto en la vía pública, como así también para detectar la realización de reuniones sociales o las llamadas fiestas clandestinas”.

Lo llamativo de la gravedad de la situación, es que a pesar de las fuertes campañas y las extremas medidas adoptadas, lejos de mermar estos encuentros, el fin de semana se detectaron 21 fiestas clandestinas entre las que están las localidades de Formosa, Comandante Fontana, Pirané, Las Lomitas, El Colorado, Subteniente Perín, Clorinda, General Güemes e Ibarreta”, según detallaron las fuentes, y en una de ellas hasta hubo “peña folclórica” con la presencia de más de 100 personas.

El común denominador de estos encuentros son la omisión o falta de responsabilidad individual, al no respetar las medidas sanitarias básicas, como ser uso de barbijos y distancia social. Este tipo de comportamientos no solo atenta contra la propia salud, sino que también a la de otros.

En los tiempos que corren, la responsabilidad individual que deriva en la colectiva, debería ser el común denominador, teniendo en cuenta que la solución está cerca; la vacunación continua avanzando y es la única esperanza en este escenario.

Según el monitor público de vacunación, donde se detalla la cantidad de dosis recibidas en el país, su distribución por jurisdicciones y las ya aplicadas, detallan que en Formosa recibieron al menos una dosis de la vacuna unas 106.596 personas, lo que representa casi un 10% de la población.

Comentarios